Un gran éxito para la sostenibilidad.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Disminuyendo los desechos en la capital de Eslovenia
Por Jinny Throup
Hace sólo 15 años, todos los desechos de Ljubljana, la capital de Eslovenia, iban directos al vertedero, pero ahora, gracias al drástico cambio de rumbo de la ciudad, Ljubljana es la primera capital europea en comprometerse a llegar a basura cero y con el objetivo de reciclar al menos el 75% de su basura para 2025. Comenzó en 2002 con una recolección separada de papel, vidrio y envases en contenedores de carretera. Cuatro años después, la ciudad comenzó a recolectar desechos biodegradables puerta a puerta, y en 2013 cada propiedad recibió contenedores para desechos de envases. El Centro Regional de Gestión de Residuos (la planta más moderna de Europa para el tratamiento de residuos biológicos) se inauguró en 2015 y procesa el 95% de los residuos de alimentos en materiales reciclables, combustible sólido y compost.

Pero este cambio no se trata sólo del procesamiento, sino que la prevención, la reutilización y el reciclaje también juegan un papel importante. Las tiendas de basura cero son una creciente tendencia en Ljubljana y la ciudad también tiene dos centros de reciclaje de desechos domésticos donde los artículos intactos se reutilizan o se venden a precios más bajos. Hay talleres semanales que enseñan a los ciudadanos cómo reparar artículos rotos y los resultados han sido impresionantes. En 2008, Ljubljana recicló sólo el 29% de sus desechos, mientras que hoy esa cifra supera el 68% y el vertedero de la ciudad recibe un 80% menos de basura. A pesar de que el centro histórico de la ciudad está lleno de turistas, permanece limpio y casi todos los rincones contienen contenedores de basura separados para reciclar, además vehículos especiales barren las calles con agua de lluvia y detergentes biodegradables.

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Fracking: Bendición o maldición

Una isla española con 100% de energía renovable

Una ley prohíbe las bolsas de plástico de usar y tirar

Shell abandona las prospecciones en el Ártico

Los árboles en el Amazonas hacen su propia lluvia

Carriles-bici elevados para bicicletas eléctricas