Progresos en hacer de Ibiza libre de serpientes.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Serpientes en Ibiza
Por Jerry Brownstein
Durante siglos, Ibiza ha sido famosa por ser una isla totalmente libre de serpientes, pero este ya no es el caso. Durante los últimos 15 años, miles de estas criaturas han hecho de la isla su hogar, cambiando su equilibrio natural. ¿Cómo ha sucedido esto y qué se está haciendo al respecto? Para poner el asunto en perspectiva, hagamos un viaje hacia la historia pasada de Ibiza. Hace más de 2.800 años, los primeros pobladores fenicios en la isla la llamaron ‘Ibosim’, lo que significa la isla de Bes, el antiguo dios fenicio. Según la historiadora de Ibiza, Emily Kaufman: “Bes era una deidad amante de la juerga cuyas dos características principales eran su capacidad de expulsar a las serpientes y otras criaturas venenosas, y su amor por la danza. Se maneja la teoría de que los primeros habitantes en Ibiza debieron estar tan impresionados por la ausencia de serpientes en la isla, que atribuyeron este estado de gracia a la protección divina de Bes”. Existe aún más evidencia histórica de la falta de serpientes en Ibiza, ya que el famoso naturalista romano Plinio el Viejo escribió sobre ello hace unos dos mil años.


“Durante siglos Ibiza había sido famosa por estar libre de serpientes”

La situación permaneció así hasta alrededor del 2003, cuando unas cuantas serpientes fueron vistas por la isla. Al principio no parecía ser más que una rareza curiosa... pero resultó ser algo mucho más serio. Los albores del siglo XXI en Ibiza supusieron la llegada de un boom constructivo de casas y urbanizaciones de lujo, lo que a su vez provocó la importación de numerosos olivos desde la península, destinados a decorar estas propiedades. Sin que lo supieran quienes los importaban, estos árboles acogían diversas especies de serpiente. Los olivos centenarios tienen innumerables agujeros y rincones en sus troncos y raíces, ofreciendo a las serpientes muchos escondrijos. Se cree que seguramente estarían hibernando cuando los árboles fueron trasladados, y esperaron a que los árboles se replantaran antes de emerger.

Al menos tres especies de serpiente han llegado a Ibiza a lo largo de los últimos 15 años, y de ellas la más problemática es la culebra de herradura (Hemorrhois hippocrepis). Se trata de una serpiente fina y de larga cola con pintas en la piel, que puede alcanzar el metro y medio de largo. La buena noticia es que no son venenosas. Puede morderte si intentas cogerla, pero no supone un peligro notable para los humanos. No puede decirse lo mismo para las icónicas lagartijas ibicencas. Estas inofensivas lagartijas verdes suponen más de la mitad de la dieta de las serpientes, y tal nivel de depredación está amenazando su supervivencia. Los ecosistemas isleños son más vulnerables a las especies invasoras porque han evolucionado en aislamiento y, cuando una nueva especie invade, a menudo prospera porque no tiene depredadores naturales, como es el caso aquí en Ibiza.



Esta situación supone una grave amenaza a la biodiversidad del ecosistema ibicenco, así como a su imagen turística. Tras un inicio lento, el gobierno ahora ha tomado un rol muy activo con un programa de erradicación integral que comenzó en el 2016. La importación de olivos está regulada con mucha más atención, y el Ministerio de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca ha instalado más de mil trampas para serpientes en Ibiza y Formentera. La mayoría son un tipo de jaula en la que hay un ratón vivo para atraer a la serpiente. El ratón no corre peligro, ya que la serpiente se ve automáticamente atrapada antes de poder alcanzarlo. Estas trampas son muy eficientes, pero tal vez pueda diseñarse un sistema más humano que no implique aterrorizar a los pobres ratoncitos.


“La población de lagartijas está amenazada”

En los primeros cuatro meses de 2019, más de 700 serpientes fueron capturadas. De ellas, solo 130 se encontraron en Formentera, una cifra mucho menor que las 337 que fueron capturadas en las mismas fechas en 2018. Según Miguel Mir, el director de Espais Naturals i Biodiversitat, “estos datos son un buen indicador de que el trabajo que se está haciendo es un éxito”. Él entiende que si un número mayor de trampas ha supuesto capturar muchas menos serpientes, debe ser porque la población de serpientes se ha visto significativamente reducida. Esperemos que tenga razón, y que este esfuerzo de erradicación suponga un alivio para los residentes, los turistas... y las lagartijas.  


“El programa de erradicación parece estar funcionando”

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Ses Feixes: La Cornucopia olvidada de Ibiza

Historia de Ibiza - 1ª parte: Los Fenicios

Historia de Ibiza - 2ª parte: Los Cartagineses

Historia de Ibiza - 3ª parte: Las diosas de la Ibiza antigua

Historia de Ibiza - 4ª parte: Los dioses de la Ibiza antigua

Historia de Ibiza - 6ª parte: La época oscura tras Roma