Avanzar con políticas gubernamentales innovadoras.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Las políticas progresistas de Finlandia
Por Jerry Brownstein
Sanna Marin, primera ministra de Finlandia y la jefa de gobierno más joven de Occidente, ha encabezado una aceleración de las políticas progresistas de su país. Marin lidera un gobierno de coalición en el que los cinco partidos están dirigidos por mujeres y su objetivo es encaminar a Finlandia hacia ideas innovadoras para mejorar la vida de las personas. Una de esas ideas es una semana laboral de cuatro días con jornadas de seis horas. Marin dijo: “Creo que la gente se merece pasar más tiempo con su familia, sus seres queridos, sus aficiones... Éste podría ser el siguiente paso en la vida laboral”.

Otro programa positivo que defiende Finlandia es su concepto “Housing First”. Al igual que la mayoría de los países, luchan contra el problema de atender a las personas sin hogar. El gobierno construyó muchos albergues de corta estancia, pero no resolvían el proble-ma porque no creaban la forma para que la gente saliera de la trampa de la falta de hogar. No podían conseguir trabajo sin una dirección de vivienda, y sin un trabajo no podían conseguir un piso. Era un círculo vicioso. En 2008, Finlandia puso en marcha “Housing First” con el objetivo de que todos los ciudadanos tuvieran una residencia. Con este programa, todas las personas sin hogar pueden recibir un pequeño apartamento y asesoramiento gratuito sin ninguna condición previa. Ha sido un gran éxito, ya que el número de personas sin hogar está disminuyendo hasta llegar a cero.

Finlandia también ha sido líder en la exploración del uso de la Renta Básica Universal como la mejor manera de reducir la desigualdad de ingresos y atender a los necesitados. Con este sistema todos los ciudadanos tienen derecho a empezar a recibir una paga mensual el día que cumplen 21 años, y la seguirán recibiendo durante el resto de su vida. Además, el importe de la mensualidad tiene que ser justo el necesario para llevar una vida sencilla, porque si es más, demasiada gente podría decidir no trabajar. Finlandia ya ha experi-mentado con esta idea y está estudiando ser el primer país en aplicarla.

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

La historia de la cola de ballena

El generoso “abuelo que mima a los bebés”

El Papa Francisco nombra a mujeres para altos cargos

Un director ejecutivo comparte el éxito con sus empleados

Educación en igualdad de género para los refugiados

El pensamiento positivo mejora el rendimiento