La visión verde de un hombre se hace realidad.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Reverdecer el desierto
Por María V. R.
El país africano de Burkina Faso ha sufrido graves sequías desde mediados del siglo XX, y en 1980 la desertificación de la tierra provocó la hambruna generalizada. Ese fue el año en que un simple agricultor llamado Yacouba Sawadogo decidió que iba a hacer algo al respecto. Tuvo poca ayuda, y la mayoría de la gente lo tachó de loco, pero él comenzó a plantar árboles en ese desierto. Utilizó la técnica tradicional de siembra local llamada “Zai”. Consiste en cavar agujeros a intervalos regulares, entre 20 y 30 centímetros de profundidad, y llenarlos con compost. El agujero permite retener el agua de la preciosa lluvia y también reduce la cantidad de fertilizante necesaria. Sawadogo ha trabajado incansablemente durante casi cuarenta años y los resultados son impresionantes.

Ha logrado transformar más de 40 hectáreas de suelo árido en un bosque exuberante que alberga 60 especies diferentes de árboles y arbustos. Aquellos que lo llamaban loco ahora lo elogian como "el hombre que detuvo al desierto", y el Instituto de Recursos Mundiales le ha otorgado el Premio Right Livelihood, también conocido como el Premio Nobel Alternativo. Al aceptar ese honor, dijo: “Este premio me permite perseverar en mis esfuerzos por proteger los bosques y la vida silvestre. Espero que inspire y aliente a otros a regenerar sus tierras en beneficio de la naturaleza y las generaciones futuras”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Fracking: Bendición o maldición

Una isla española con 100% de energía renovable

Una ley prohíbe las bolsas de plástico de usar y tirar

Shell abandona las prospecciones en el Ártico

Los árboles en el Amazonas hacen su propia lluvia

Carriles-bici elevados para bicicletas eléctricas